Me he venido hasta aquí (...) para hablar sólo un poco, muy poco, con algún transeunte y preguntarle una dirección. En esta ciudad, donde la respuesta es siempre la misma: "Destra, sinistra, sinistra, destra, destra, sinistra e altra volta sinistra".

Antonio Gala: Los papeles de agua.

lunes, 20 de febrero de 2012

África: características geográficas.

         África limita al norte con el Mar Mediterráneo y más allá con el continente Euroasiático. El estrecho de Gibraltar  la separa de la Península Ibérica.
          En  el sur se encuentra la confluencia de los océanos Atlántico e Índico, y al este el Océano Índico y el Mar Rojo.  Al oeste está el océano Atlántico, que la separa de América.















-        El Medio Físico

·        Relieve.

               En África predominan los relieves en forma de meseta, alternando con grandes depresiones interiores, por las que circulan los principales ríos (Congo, Níger).    Las llanuras tienen poco desarrollo y suelen ser costeras. 

               En el relieve se distinguen tres grandes unidades:

-         La Gran Meseta Africana. Ocupa gran parte del continente: se extiende desde el sur de África hasta el Mar Rojo, y tiene escasa altitud.  En su zona occidental hay áreas hundidas, llamadas cubetas, surcadas por los ríos Congo y Níger, entre otros.
-         Las Llanuras. Forman una estrecha banda costera, que sólo se ensancha en algunos puntos. Destacan las de Somalia, Senegambia, Mozambique y Libia.
-         Los Sistemas montañosos Surgen por los levantamientos de la Era Terciaria. Las grandes cordilleras se sitúan en los extremos del continente:  los montes Atlas en el noroeste y los montes Drakensberg en el sur.  En el interior destacan los Macizos de Ahagar y Tibesti.


               En África se encuentran algunos de los ríos más caudalosos del mundo.
Los ríos de la vertiente atlántica, como el Congo y el Níger, son ríos largos y de caudal abundante.
Los ríos de la vertiente mediterránea tienen un curso estrecho y corto, salvo el Nilo, el río más largo de la Tierra.
Los ríos de la vertiente índica son más cortos que los del Atlántico; sobresalen los ríos Limpopo y Zambeze.
                 En las zonas de lluvias abundantes el agua se acumula en los terrenos hundidos y da lugar a lagos Entre los grandes lagos destacan el Tanganica, Victoria, Rodolfo y Alberto.

Entre las islas cercanas al continente destaca la de Madagascar, de gran extensión, separada de África por el Canal de Mozambique, y las Islas Canarias, que son españolas.


·        Clima

                En África los climas y los paisajes se distribuyen de forma simétrica al norte y al sur del Ecuador.
                 África es el continente más representativo de los dominios cálidos.  En la mayor parte de su territorio el mes más frío no baja de los 15º de media.  Las tres cuartas partes del continente africano se sitúan entre los trópicos, por eso tienen climas cálidos.  Las temperaturas son siempre elevadas. Por el contrario, las precipitaciones disminuyen del Ecuador hacia los trópicos.  Eso explica la sucesión de los climas Ecuatorial, tropical y desértico.

El clima ecuatorial se caracteriza por temperaturas siempre muy cálidas, y precipitaciones constantes y muy abundantes, superiores a los 2000 mm. anuales.
El clima tropical tiene temperaturas siempre muy cálidas y precipitaciones abundantes. Las precipitaciones se concentran en una época, la denominada estación húmeda.
El clima desértico presenta temperaturas muy cálidas y precipitaciones escasas, inferiores a los 250 mm. anuales.

               

             Los extremos del continente tienen climas templados.  El norte posee un clima mediterráneo, de inviernos suaves   y veranos cálidos y secos, con una vegetación de matorrales y bosques de encinas y pinos.         En el sur predominan las formaciones herbáceas.



-         LOS PAISAJES.

            Los paisajes varían con el clima, desde la selva, a la sabana y al desierto.

El paisaje que corresponde al clima ecuatorial es la selva virgen, un bosque denso, siempre verde y sin cambios estacionales. Se caracteriza por una gran diversidad de especies vegetales y animales.  La vegetación se escalona en pisos.  Los árboles más altos rebasan a veces los 60 metros de altura e impiden que la luz alcance a los árboles y plantas de menor altura.

La zona ecuatorial está poco habitada.  Debido al calor y a la humedad, las enfermedades son frecuentes. 
        En las zonas interiores existen grandes espacios prácticamente deshabitados.  Perviven algunos pueblos primitivos como los pigmeos en África Central.  Estos grupos siguen dedicándose a la caza y la recolección, fundamentalmente.
La población se concentra en las costas y en las zonas amesetadas y de montaña, donde el clima es más fresco, la vegetación menos densa y el suelo más fértil.

La mayoría de los habitantes se dedica a la agricultura, practicando la agricultura de rozas (se tala  y quema una zona de selva para enriquecer el suelo con las cenizas. La tierra se utiliza un par de años y luego se abandona y se quema otra).  También en zonas como el Golfo de Guinea se practica la agricultura de Plantación. (Grandes explotaciones donde se realiza un solo cultivo, se cultiva un solo producto).

Para la presencia del ser humano, la selva es un medio insalubre, por ser una zona excesivamente cálida y húmeda.
La actividad humana,  bien sea la tala para el aprovechamiento de árboles de maderas útiles, o la roturación para  transformar las tierras en campos de cultivo, provoca el retroceso de las áreas de bosques. Este fenómeno se denomina deforestación.
La deforestación significa la extinción de muchas especies vegetales y animales, (pérdida de biodiversidad), e intensifica el cambio climático de la Tierra.
Los suelos de la selva son pobres, y a la larga se tornan improductivos. La pérdida de la cobertura vegetal facilita la erosión del suelo y dificulta la absorción del agua de lluvia.  Con el paso del tiempo las tierras se convierten en desiertos.
       
        El África tropical es el dominio más extenso de África. Se caracteriza por temperaturas siempre muy cálidas,  y precipitaciones abundantes, entre 500 y 2000 mm. anuales. Las lluvias se concentran en determinado periodo del año, la estación húmeda.  A medida que aumenta la latitud, más larga es la estación seca.
           El paisaje va transformándose a medida que nos alejamos del ecuador, pues se reciben menos precipitaciones. En principio se mantiene la selva, pero con menor variedad de especies arbóreas,  de hoja caduca. Luego vienen los dominios de la sabana, allá donde la estación seca impide el crecimiento del bosque.

        La sabana es una vasta extensión de hierbas que pueden alcanzar varios metros de altura y que cambian de color según la estación, verde en la estación húmeda y amarillo en la estación seca.  Suele estar salpicada de arbustos y árboles de hoja caduca.

         La mayor parte de la población de la sabana vive en el campo, aunque es progresivo el aumento de la población urbana.  Mezcla poblados tradicionales con las capitales, generalmente estas en la costa.

           La población rural puede ser nómada o sedentaria. Las tribus nómadas son pueblos de pastores.  La población sedentaria son campesinos.

           El incremento de la población hace necesario aumentar la superficie cultivada, lo que provoca la desertización de la sabana.

                    El desierto se extiende por el Sahara, al norte, y por el suroeste de África (Kalahari y Namibia). Las temperaturas son elevadas pero con enormes diferencias entre el día y la noche.  En el Sahara argelino llegan a alcanzarse los 53 grados de máxima.  Las lluvias son inferiores a los 250 mm. al año.  Generalmente se concentran en un par de meses al año.
                    Los ríos permanecen secos y solo llevan agua cuando llueve.

             Debido a la falta de lluvias y a los bruscos cambios de temperatura, la vegetación de los desiertos es sumamente pobre, limitándose a los oasis.   Sólo existen plantas adaptadas a la sequía, como los cactos.
Los paisajes son de tres tipos.  Los desiertos de arena, donde predominan las dunas de hasta 300 metros de altura.   Los desiertos pedregosos, con grandes extensiones llanas cubiertas de piedras.  Y los desiertos rocosos, donde destacan grandes superficies de rocas desnudas, aisladas o formando farallones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada